Así era el mítico Milan de Sacchi

Si hay algo que ha caracterizado al fútbol italiano, del que se le ha acusado en más de una vez, es de cerrarse atrás y esperar un contragolpe que le permitiera acabar con un 1-0, suficiente para llevarse la victoria. El conocido como catenaccio, para muchos lo menos parecido al fútbol que se puede jugar. Aunque como siempre hay excepciones, y una de ellas es precisamente del equipo del que queremos hablar ahora. Un club italiano que entre los 80 y los 90 del año pasado marcó una época, tanto para la visión del fútbol en el país como en todo el continente. Un equipo que le debe todo lo que fue a su entrenador: Arrigo Sacchi.

Un concepto revolucionario del fútbol en Italia

La filosofía de juego del AC Milan cambió por completo cuando Sacchi se hizo cargo del equipo. Una defensa zonal, presión en las líneas delanteras y cubrir los espacios era algo que no se había visto nunca en el modo de jugar de un equipo italiano.

Llegado del Parma, el técnico tenía un encargo muy difícil, ya que el Milan no estaba precisamente en un buen momento deportivo. Berlusconi (si, ese) acababa de inyectar una importante cantidad de dinero para tratar de levantar el equipo, pero no fue sino hasta que Sacchi se encargó de entrenarlo que no se empezaron a ver los resultados deseados.

Defensa marca de la casa

Como no podía ser de otra manera, la línea de atrás estaba copada por defensas italianos. Algo que no extraña, ya que podemos encontrar a Franco Baresi Y paolo Maldini entre los mejores defensas de la historia.

Con una defensa firme y ordenada, todo podría apuntar a que el entrenador pensaba hacer lo mismo que tantos otros equipos italianos hacía: jugar cerrados atrás. Pero nada más lejos de la realidad. Había algunas sorpresas que vinieron de fuera y que marcaron la diferencia entre este y el resto de equipos nacionales, dándole al Milan un carácter europeo desconocido para muchos.

La “conexión holandesa”

El centro del campo incorporó a tres grandes jugadores holandeses, que hicieron historia tanto con el club como en su selección. Rijkaard templaba los nervios de forma elegante, mientras que sus dos compatriotas, Guillt y Van Basten, hacían de las suyas un poco más arriba, hasta rematar las jugadas en la portería contraria.

Un palmarés impresionante

Ya en la primera temporada de este renovado Milan a cargo de Arrigo Sacchi, el equipo consiguió ganar la Liga y la Supercopa. Solo un Nápoles en el que jugaba Maradona pudo hacerle frente hasta casi el final, aunque acabaron ganando a estos incluso en su casa. La leyenda rossonera no había hecho más que comenzar.

El año siguiente había un reto muy superior. Los aficionados se habían ilusionado y querían más. Soñaban con ganar la Copa de Europa. Los primeros partidos no parecían vaticinar un resultado tan feliz, ya que El Estrella Roja y el Werder Bremen no se lo pusieron precisamente fácil. Pero el Milan estaba jugando al nivel del resto de clubes, como demostró destrozando a la Quinta del Buitre (5-0) y machacando a un Steaua (4-0) que no veía por dónde llegaban los goles. Al final, el sueño se cumplió y los italianos trajeron el trofeo a Milán.

Al final, con Sacchi el Milan consiguió Liga y Supercopa, 2 Copas de Europa, 2 Supercopas y 2 Copas Intercontinentales. De la ruina económica y deportiva, el equipo pasó a convertirse en uno de los grandes a nivel mundial.

Las luces se apagan, y con ellas la leyenda

Algunos apuntan a un episodio sucedido cuando el Milan se batía por ganar por tercera vez la Copa de Europa. El Olympique de Marsella consiguió empatar en el partido de ida de cuartos en Italia. En el de vuelta iba perdiendo el Milan por 1-0 cuando una parte de las luces se apagaron. Como señal de protesta, no quisieron volver al campo al solucionar la avería y se les dio por perdido, además de vetarles la participación el año siguiente.

En casa quedaron subcampeones y Sacchi dijo adiós al equipo para hacerse cargo de la selección nacional. La defensa en zona y toda la filosofía del técnico se fueron con él. Capello se hizo cargo de un equipo que tenía maneras de campeón y siguió ganando algunos títulos, pero ya jugando de otra manera y con futbolistas diferentes. Los inmortales de Sacchi dieron paso a los invencibles de Fabio Capello, aunque este es otro equipo del que se puede hablar en una ocasión diferente.

Hoy el Milan sigue estando considerado como uno de los mejores equipos de Europa, aspirante a ganar su liga y la Champions. Pero no hay duda de que el mejor Milan de todos los tiempos fue el que tuvo a Arrigo Sacchi como entrenador.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies