Posiciones de los jugadores de fútbol 11

 

Todo buen aficionado al fútbol tiene su jugador preferido. Incluso una posición con la que se siente más identificado por alguna razón. Tal vez como aficionado haya estado casi siempre en esa posición, o recuerda con emoción las tardes de gloria que le dio un jugador de su equipo favorito.

Sea como sea, hay alguna cosas que tenemos claras cuando hablamos del deporte rey. Una de ellas es cuántos jugadores hay en un equipo de fútbol en condiciones normales. O sea, cuando empieza el partido y no ha habido expulsiones, por ejemplo. Otra son las posiciones de los jugadores de fútbol 11, que se definen de forma básica en porteros, defensas, medios y delanteros.

Hasta aquí todo parece normal, e incluso quienes no saben mucho de fútbol conocen estas posiciones. Aunque hay muchos matices en este sentido y los cambios tácticos de un entrenador hacen que a menudo se perfile mucho más la demarcación, movimientos y hasta las habilidades que un jugador debe mostrar para que lo coloquen en ese puesto. Es verdad que a veces un jugador puede ocupar distintas posiciones en el campo, pero siempre hay una con la que se siente más a gusto y en la que puede dar el máximo de sí mismo.

En este post no vamos a hablar sobre si una posición es mejor o peor, solo comentaremos las características de cada una especificando cómo se mueve por el campo cada uno de estos, porque el fútbol se juega con 11 jugadores, pero cada encuentro requiere que estos se adapten a las necesidades de cada partido. Ahí es donde entran el talento del futbolista y la capacidad de un entrenador para saber cuál es el puesto que debe ocupar en un momento concreto.

Si eres lector habitual de las curiosidades e historias que publicamos aquí puede que te extrañe un poco que nos volvamos tan técnicos. Pero creemos que es el momento de hablar largo y tendido sobre todas las posiciones que puede haber en un partido, y a eso le dedicamos este post en nuestro blog de fútbol.

Empezaremos desde la portería hacia delante, e iremos hablando de cada posición con los matices que tiene un jugador cuando ocupa esa función, así como su evolución y algunos nombres conocidos que han ocupado el puesto.

Portero o arquero

De todas las posiciones que puede ocupar un jugador, la de portero es la que menos ha evolucionado. Y es así por razones evidentes, puesto que su cometido es evitar que el equipo contrario marque tantos en su portería.

Los porteros de fútbol son seguramente los jugadores que menos agradecimiento reciben en el campo, aunque su papel es fundamental porque se trata de la última línea de defensa de un equipo. Pero cuando el balón entra en la portería, a menudo se le achaca a un despiste del portero, más allá del talento del jugador que lo marcó.

Puede que esta sea la razón por la que hay pocos porteros que destaquen en un equipo, aunque existen excepciones, claro está. Algunas de ellas son Iker Casillas, Gianluigi Buffon o el mítico Zamora.

Jugadores en defensa o zagueros

Justo delante del área de portería se mueven los defensas, escuderos del portero que tienen como misión tratar que este compañero “se aburra” durante el partido. Cuando una defensa funciona bien, el arquero no tiene demasiado trabajo, aunque como es lógico debe estar atento por si el equipo contrario consigue romper la línea defensiva.

Defensa individual, zonal y mixta

Al principio no estaba muy bien definido el modo en el que se cubría una zona para bloquear el avance de los otros jugadores, pero poco a poco se fueron desarrollando técnicas para optimizar el rendimiento. En la actualidad, la defensa se puede organizar en una de estas tres tácticas, que también pueden ir cambiando según se desarrolla el partido.

  • Defensa individual es cuando un jugador tiene como cometido cubrir a un rival concreto cuando se acerca al área. Se necesita mucha velocidad y fuerza, además de cierta dureza para impedir a toda costa que el contrario pase con el balón, lo cual lleva a que a veces cometa bastantes faltas.
  • La defensa zonal limita el movimiento de un zaguero a un espacio concreto. En este caso no se mira quién, sino si el balón está dentro de la zona que está defendiendo en ese momento. Se trata de una táctica menos agresiva, que facilita el contraataque, aunque si entran dos jugadores en la zona pueden poner en peligro la labor del defensa.
  • Defensa mixta es, como su nombre indica, una mezcla de las técnicas anteriores, dejando que el mejor defensa se concentre en el delantero más letal del equipo contrario y que el resto cubran la zona. Un ejemplo es el catenaccio italiano, que se dedica a romper el juego contrario y que se critica a menudo, pero que muchos entrenadores utilizan cuando lo consideran necesario.

Funciones tácticas y técnicas en defensa

La labor de los defensas en fútbol no es solo cortar el paso al equipo contrario, sino también invertir el juego y lanzar un ataque lo más rápido posible, tratando de sorprender al rival. Algunas de las técnicas se centran el perseguir el balón, intentando quitárselo de los pies al jugador que lo tenga y devolviéndoselo a los compañeros para que avancen hacia la meta contraria.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
Información y medidas de la porterías de fútbol

Pero también es importante el juego sin balón en la defensa. Cuando el otro equipo comienza un contraataque, los defensas tienen que replegarse y cubrir el mayor espacio posible para deshacerlo.

Un defensa puede lanzarse a por el balón de frente, pero también puede tratar de sorprender al jugador desde atrás metiendo la pierna y quitándole el esférico, cortar un pase o ganar la posición y anticiparse a la jugada.

Dependiendo de la posición en la que se coloca y cómo se mueve, los defensas cumplen diversas funciones:

Laterales

Los defensas que ocupan las bandas laterales del campo comenzaron siendo defensas puros, pero han evolucionado y también realizan tareas de apoyo en un contraataque, bien cruzando el balón de una banda a otra, colgándolo para que los centrocampistas lo reciban o incluso pateándolo hasta la línea de gol contraria, alejando el peligro de la suya. Nombres como el de Dani Carvajal, Jordi Alba, Paolo Maldini o Roberto Carlos ocupan o han ocupado la posición de laterales.

Carrileros

Algunas veces se confunde a un lateral con la posición de carrilero, pero hay algunas diferencias entre ellos, sobre todo en cuanto al espacio que ocupa cada uno. Los carrileros tienen más profundidad de juego y se mueven por un área más amplia que los laterales, llegando más allá del centro del campo por las bandas. Algunas veces se fusionan con los centrales y apoyan el juego de ataque, por lo que este perfil es uno de los más explosivos y de los que requieren más potencia física. Jugadores como Marcelo o Filipe Luis ocupan hoy esta posición, algunas veces combinada con la de lateral, y en el pasado destacaron figuras como Luis Enrique o Cafú.

Líberos

La posición de defensor libre o líbero es la última en la línea de defensa, y solo el portero está más atrás. Aunque también puede adelantarse en un contragolpe y lanzarse al ataque sin contemplaciones, o ir a por el balón para encabezar una reacción. Ejemplos de esta demarcación son Beckenbauer o Mascherano.

Defensa central

El defensa central es el eje de la defensa en zona, y se encarga de cubrir el área que no ocupan los laterales ni los carrileros. Debe ordenar el juego y ocupar huecos para que no haya fisuras que acaben en gol. En esta posición hay grandes futbolistas, como Puyol, Baresi, Sergio Ramos o el mítico Bobby Moore.

Centrocampistas o mediocampistas

En la zona media del campo, justo donde está el círculo central, comienza la posición de mediocampo o centrocampistas, cuya labor está. A medio camino entre preparar la defensa y apoyar el ataque de su equipo.

El juego de mediocentro es uno de los que más ha evolucionado con el paso del tiempo tanto en estrategias como en técnicas, aunque siempre ha trabajado en la creación de juego y su labor es fundamental hasta el punto de que en muchas ocasiones uno de ellos es el que lleva el brazalete de capitán.

Las formaciones que decide el entrenador a menudo dependen del tipo de jugador que hay en el medio campo, que algunas veces tiene un potencial más ofensivo y otras se centra más en cortar el juego y defender.

Funciones tácticas y técnicas en centrocampistas

En la táctica de todo entrenador hay un espacio muy importante para desarrollar el papel de un centrocampista. Tiene que hacer de enlace entre la defensa y los delanteros, estar al tanto de todo lo que ocurre tanto arriba como abajo y saber en cada momento cuál es su rol durante el partido.

El juego sin balón es tanto o más importante para un jugador del centro del campo como cuando tiene el esférico bajo su control. De hecho, es uno de los que menos lo toca porque en cuanto lo recibe suele avanzar y pasar a la ofensiva para tratar de romper la portería apoyando a sus compañeros de delante.

A mediados del siglo pasado era habitual jugar con 2 en el centro del campo, aunque hoy esta técnica está en desuso y lo normal es que haya 3, aunque a veces puede haber hasta 5 jugadores haciendo de centrocampistas en distintos puntos alrededor del círculo central.

Mediocentro defensivo

No hay que ser un genio para imaginarse cuál es la función de este centrocampista, ni la posición que ocupa. Arranca desde la parte de abajo del círculo medio y sobre todo se dedica a apoyar a los defensas en su labor. Algunas veces se le confunde con el defensa central, aunque en este caso su posición está algo más adelantada y busca sobre todo recuperar el balón para favorecer el juego de su equipo.

A veces se puede ver a este jugador solo en el centro, a la espera de que llegue su momento, mientras que otras estará apoyado por otros compañeros, delanteros o defensas en función de la jugada. Nombre como Rodri Hernández, Xabi Alonso o Gattuso han hecho grande la posición de mediocentro defensivo.

Mediocentro

Un mediocentro puro muchas veces es el alma del equipo para organizar todo el juego. Si es así, casi todas las jugadas pasan por él, y debe ser capaz de tomar las riendas y ver más allá del momento, estar al tanto de los compañeros desmarcados y convertirlos en un peligro para la puerta contraria.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
¿Por qué se juega al fútbol con 11 jugadores por equipo?

Algunos mediocentros tienen un papel menos activo, pero igual de importante, dando el apoyo que necesita la línea ofensiva o moviéndose hacia un lateral cuando la jugada lo requiera, incluso llegando a la portería contraria para marcar, como el famoso gol de Iniesta en la final del mundial de Sudáfrica. Riquelme y Pogbá son otros ejemplos de mediocentro.

Interior izquierdo o derecho o volante por la banda

Al moverse por la banda, algunas veces se les confunde con carrileros, pero estos centrocampistas no tienen un papel defensivo, sino que buscan abrir hueco en el campo para dejar líneas libres en el contraataque. Tiene una buena capacidad para centrar y dejar el balón a los delanteros para que estos cabeceen a la red o lo controlen y traten de marcar. También suelen encargarse de tirar las faltas o los saques de córner, ya que su precisión y su técnica los convierte en lanzadores muy peligrosos.

Capaces de hacer muy buenos regates, algunos pueden dejar a un defensa en el suelo y rematar a placer o dar el pase del gol a uno de sus compañeros. Di María, Santi Cazorla y Jesús Navas son ejemplos de interiores.

La figura del volante por las bandas es muy similar a la de los interiores, aunque es como se denomina a estos centrocampistas en el fútbol sudamericano. Se mueve por uno de los laterales del campo y despeja los balones hacia arriba. Algunos de estos son Dani Alves o Beckham.

Mediapunta o medio centro ofensivo

Con este centrocampista podemos decir lo mismo que con el defensivo, que nos podemos hacer una idea de cuál es su principal cometido por el nombre que se le da. En este caso es lo opuesto al primero, y en lugar de defender a lo que se dedica es a estar en la parte superior del centro del campo, justo debajo de los delanteros, para coordinar el ataque y dejar el balón en un hueco libre para que rematen.

La tarea de un mediapunta ofensivo no es fácil, y requiere de un jugador hábil en muchos aspectos, como la capacidad de adaptarse a la estrategia del momento, saber hacer regates y jugadas vistosas que sorprendan al rival. Aunque hay muchos genios que han hecho historia en esta posición, como Maradona, Zidane, Ronaldinho, Müller o Kaká, por citar algunos de los más famosos.

Delanteros y puntas

El delantero suele ser uno de los futbolistas más aclamados porque es el que se dedica a rematar y marcar goles para su equipo. Es verdad que a menudo tiene delante un buen portero y su chut no llega a la red, pero no por ello deja de generar emoción cada vez que hace una internada en el área rival.

Aunque en el fútbol no hay dorsales específicos para determinar una posición, lo normal es que un delantero lleve el 7 o el 10, número míticos para los aficionados por quienes los han portado. También es habitual encontrar delante elásticas con el 9 y el 11 dentro de la demarcación tradicional de la plantilla.

Los delanteros suelen moverse en el tercio superior del campo, y no se encargan de hacer tareas defensivas. De hecho, a menudo se les ve caminando hacia abajo mientras sus compañeros defensas y centrocampistas están corriendo para bloquear el avance del equipo contrario, a la espera de un disparo hacia arriba que puedan aprovechar.

Sistemas de ataque

La delantera es una de las posiciones en las que más variantes se pueden encontrar, pudiendo ir desde un solo punta apoyado por centrocampistas adelantados hasta una línea de tres, pasando por una pareja atacante que se mueve en el área de la portería contraria desafiando al guardameta rival.

La evolución del juego delante es constante y muchas veces ha dependido de la imaginación y creatividad de quienes están en punta. Algunos se han limitado a esperar que lleguen los balones, mientras que otros son más “peleones” y no se quedan quietos porque quieren tener en los pies el balón siempre. La presión delante se complementa con los pases desde el mediocentro para romper las líneas de defensa del equipo contrario.

Existen diversos sistemas de ataque que definen el movimiento y los puestos que ocupa cada delantero. El estático es parecido al que se realiza en la defensa zonal, solo que en la parte de arriba del campo, y se centra en la efectividad técnica de los jugadores. El ataque rotativo implica que los jugadores se van cambiando de posición para complicar a los defensas el marcaje al hombre y romper su estrategia, algo que exige mucho a nivel físico a todos los implicados. Y los ataques directos tratan de llegar al área y deinar lo más deprisa posible en el menor número de pases.

En función de su naturaleza, el delantero puede adquirir distintos roles, pero todos con un objetivo claro: hacer que el balón acabe en el fondo de la red.

Delantero centro o punta

De todos los delanteros, esta es la posición más clásica que existe, encargado de abrir hueco mientras el resto del equipo trata de subir balones a la portería. El delantero centro es rápido y ágil, bastante fuerte y capaz de rematar tanto por arriba como a pie de campo.

Se les suele llamar arietes, rematadores o matadores, porque su función es la de clavar el balón en el fondo de la red rival. Los más espectaculares se lanzan a tirar de formas muy diferentes, como de volea, de chilena o con trallazos que un portero apenas consigue ver.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
Reglamento de fútbol, reglas básicas

Verdaderos cazadores de oportunidades, aprovechan cualquier situación para lanzarse a la portería y definir el final de una estrategia. No obstante, su tarea es tan concreta que algunos entrenadores prefieren utilizar otro tipo de delantero más versátil. Por eso los delanteros centros también se han adaptado para adquirir otros roles en el esquema de juego.

De todos los delanteros centro que han existido, hay un nombre que se destaca por encima de todos, Ronaldo, pero también hay otros jugadores que han adquirido este rol en algunas ocasiones, como Mbappé, el “Kun” Agüero, Lukaku o Cristiano Ronaldo, que no es el mismo que el que hemos comentado antes, por si tenías dudas.

Segunda punta o delantero

La posición del delantero centro evolucionó allá por los 90 del siglo pasado a la de segunda punta, que tienen las mismas habilidades que estos, pero además de rematar no tienen problemas para ceder un pase a otro compañero. Además, baja al centro para apoyar el juego en el medio del campo y tiene libertad total para escorarse por alguna de las bandas si lo considera necesario. Por ello, aunque no sea tu tarea principal, también es capaz de crear juego y distribuye el balón, sin llegar a ser un mediocentro.

Lo bueno de esta posición es la libertad de movimiento de la que disfruta, que lo convierte a menudo en uno de los jugadores con más creatividad y espectacularidad en el juego. Nombres que han destacado en esta posición como los de Butragueño, Stoichkov o Raúl se han convertido en leyendas del fútbol, y hoy se añaden otros como Griezmann, Neymar y Messi.

Falso 9

Los falsos 8 suelen ser algo más pequeños que los delanteros centro y tienen un arranque muy veloz, explosivo, que los convierte en un auténtico peligro para la portería contraria. Se les llama falos 9 porque no suelen moverse por el centro, sino por una de las bandas hasta llegar al final del campo, momento en el que se internan hacia el centro para crear ocasiones de gol.

Estos delanteros están más acostumbrados a luchar con los defensas y pelear el balón para crear goles, por lo que necesitan un gran control y habilidad. De sus botas salen a menudo los goles más bonitos, e incluso si no lo consiguen meter la jugada en sí casi siempre merece ser enmarcada. Garrincha y Cruyff hicieron de falso 9 y dieron grandes tardes a los aficionados con sus jugadas.

Extremo derecho o izquierdo

Los extremos difieren de los falsos 9 en que son de posición algo más estática y en lugar de internarse suelen centrar para que el delantero centro remate a la red. Cuando apareció el 4-4-2 cayeron en desuso, pero resurgió con la llegada del 4-3-3. Es una de las posiciones históricas del fútbol que más tiempo lleva como estrategia, y ha ido dando lugar a otras más atrasadas como la de mediocentro interior o defensa lateral.

La velocidad y la precisión son virtudes que destacan en esta demarcación, y se les suelen encargar los lanzamientos de tiro libres y los penaltis. El pase de la muerte es el lanzamiento más tradicional de este delantero, que es letal cuando se hace con la precisión debida. Luis Figo fue un gran extremo, a pesar de que por su estatura no cumplía con el perfil clásico de este delantero. También ocupó este puesto George Best.

Mediapunta

También se le llama mediocentro ofensivo, aunque no es un centrocampista. Es muy habitual en los esquemas de juego actuales y se encarga de atacar y marcar gol, sin dejar de lado las tareas defensivas cuando toca. A menudo también crea juego en el medio del campo y lanza ataques vertiginosos para dejar sorprendido al rival.

El área de movimientos del mediapunta es más limitada que la que utiliza el segundo delantero, porque se centra tanto en la acción actual como en la siguiente. Es uno de los jugadores más completos que se mueven en el campo y se le exige un perfil muy técnico, gran regate y habilidad tanto con el balón como sin él.

Si tienen que sacrificar la creatividad en favor del gol, los mediapunta no tienen ningún problema con eso, buscando la eficacia antes que la espectacularidad. La gran leyenda de los mediapunta es sin duda Di Stefano, del que se decía que tocaba el balón como si llevara un guante. También ocupó este puesto el mítico Pelé, y en la actualidad Neymar o James Rodríguez se mueven en esta posición.

Formaciones en el fútbol 11

El fútbol se ha ido adaptando a muchos estilos de juego diferentes, algunos de los cuales han hecho época y otros han pasado sin pena ni gloria por los campos, pero todos ellos definen el perfil y los diferentes jugadores que entran a la cancha. De la formación elegida por el entrenador en cada partido depende que haya más defensas, delanteros o centrales o que se vayan cambiando las posiciones según avanza el partido. Como es evidente, un número mayor de defensas implica que se quiere buscar más el contraataque guardando la puerta, mientras que más jugadores delante dice que el entrenador quiere ir a por todas y marcar lo antes posible.

Hay algunas formaciones bastante tradicionales, como el 4-4-2, el 4-3-3 o el 4-3-2-1, y otras históricas, pero que hoy se consideran poco prácticas. De todas ellas hablaremos en el próximo post que vamos a publicar.

1 Respuesta

Deja una respuesta

Abrir chat