Cómo era la selección de Argentina de Maradona

Héroe para muchos, villano para otros, la historia de Maradona no deja indiferente a nadie. Sea como sea, la realidad es que es uno de los mejores jugadores de la historia, más allá de si alguien es seguidor de la selección de Argentina o no. Ya hemos hablado de la rivalidad histórica de Maradona con Pelé, del que dependiendo de a quién se pregunte, está por encima o por debajo del pelusa. Lo que está claro es que ambos fueron determinantes para sus equipos, tanto los clubes como las selecciones nacionales. Nos vamos a centrar ahora en Argentina, el equipo nacional que encumbró a Maradona al Olimpo en el que se conserva su nombre.

Maradona como jugador

Antes de nada, queremos destacar que nos centraremos en la selección de Argentina en la que militó como jugador Maradona. También fue seleccionador, aunque para muchos aficionados, y posiblemente hasta para la Asociación de fútbol argentino, sea una época para olvidar pese a que logró el pase para el campeonato mundial de 2010.

Cuatro mundiales vieron en el campo a Diego. Empezando por España 82 y terminando en Estados Unidos 16 años después. Destacando sobre todo la actuación de Argentina en la Copa Mundial de Fútbol de 1986, donde vencieron a Alemania por 3 a 2 y fueron recibidos a la vuelta como auténticos héroes. Hasta el presidente a la sazón les recibió en la residencia oficial para darles la enhorabuena en persona. La actuación del jugador no estuvo exenta de polémica, ya que en cuartos de final marcó el recordado gol de “la mano de Dios”.

La selección de Argentina del segundo mundial

En el 86 no jugó solamente Maradona, como es evidente. Aunque es cierto que fue determinante para la consecución del mundial. El entrenador, Bilardo, supo dirigir un equipo bueno, pero que dependió del 10 a lo largo de todo el torneo.

Bien organizados en todas las líneas, el portero que estuvo bajo los palos fue Nery Pumpido, que sustituyó en el campeonato al arquero que estuvo defendiendo la portería en las eliminatorias. En todo el campeonato la portería solo vio entrar el balón en 5 ocasiones, 2 de ellas en la final.

En la final, Maradona no marcó ningún gol. Parece que con los 2 que le endosó a Inglaterra era suficiente. En su lugar, 3 jugadores distintos fueron los artífices de llevarse la copa. Primero Brown y después Valdano, otro nombre ilustre del fútbol argentino, parecían sentenciar hasta que Alemania se recompuso y llegó a empatar. En ese momento, Maradona hizo de las suyas, se zafó de todos los rivales que le rodeaban y pasó el balón a Burruchaga, que marcó y logró el 3 a 2 definitivo.

Por tanto, hay que comentar que la Argentina de Maradona era un equipo bueno, pero que si no hubiera tenido la genialidad de este jugador, posiblemente no sería recordada por esta gesta. Solo nos queda preguntarnos si en lugar de fútbol normal, el pelusa habría conseguido destacar igual jugando un partido de bubble football. Nosotros pensamos que sí. ¿A ti qué te parece?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies